“Una figura bien pintada siempre gana las partidas”.

Esta frase, que me decía un amigo, siempre me hizo sonreír. Pero desde luego, una buena colección de miniaturas sobre una mesa  nos hace disfrutar.

No tenemos que ser grandes pintores de miniaturas para conseguir que nuestras figuras o ejércitos luzcan bien, solo debemos seguir una serie de normas que las harán destacar sobre las demás. En este artículo os explicaré algunos consejos de cómo sacar más partido a las figuras de nuestros juegos.

Empezaremos con algo sencillo como las piezas de juegos que vienen prepintadas  (como ejemplo este navío de Sails of Glory).

Navío Sails of Glory sin retoqueEn estos casos es difícil modificar la pieza, pero si podemos darle unos pequeños toques que la hagan atractiva y diferente en el tablero.  En este caso es algo tan sencillo como pintar las velas y sus cordajes, detallar un poco más los cañones con un punto de color metálico y añadirle las vergas de las arboladuras (vamos, las cuerdas que van de mástil a mástil). Pequeñas modificaciones pueden mejorar mucho una pieza prepintada.

Navíos pintados y sin pintar de Sails of Glory

Por ejemplo, mejorar los ojos de una figura con un poco de brillo y un punto blanco en la pupila, si esta lo permite, le da mucha vida a una figura tipo manga de ojos  grandes. No es necesario grandes cambios,  solamente centrarnos en la zona más destacad de nuestra pieza. En uno de estos barcos hemos aprovechado un poco de agua sintética transparente para crear los surtidores de los cañonazos. Al ser transparentes no afectan a la visión de la pieza, pero le dan mucha vida.

Navío de juego Sails of Glory

En otros tipos de figuras, añadir en la base un arma, escudo, bandera o un poco de vegetación en el suelo mejora notablemente el conjunto.

Muchos de nosotros tenemos figuras de 28mm. u otras escalas  que hemos pintado de una forma muy estándar para jugar. Son anodinas, no dicen nada y simplemente cumplen su función como unas vulgares piezas de ajedrez. Sin embargo modificando la base, podemos conseguir tener unos ejércitos mucho más lucidos y atractivos. He aquí algunas reglas que los mejoraran.

 

Psicología del personaje:

Nuestras figuras representa una situación o acción. Muchas veces no lo tenemos en cuenta y los pegamos a su base en el centro y santas pascuas. Creo que esto es un error. No puede ser igual una figura que avanza corriendo que otra con una actitud defensiva. Ni puede basarse igual una figura al acecho, que retrocede o que toma impulso para lanzar una granada. Prueba a hacer lo siguiente:

  • las figuras que avanzan corriendo pégalas a la base un poco más adelantadas del centro. No pongas ninguna vegetación ni objeto que destaque  delante de ella, pero si detrás. Esto transmite sensación de velocidad, de que ha avanzado deprisa y deja cosas detrás, y hace a la pieza más dinámica.
  • Las figuras que defienden, funcionan al revés. Ametralladoras pesadas, figuras en trincheras o detrás de obstáculos deben de situarse ligeramente más atrás del centro, dejando espacio “para recibir al enemigo”. Situar objetos del enemigo como cascos o armas reconocibles, da una imagen de defensa numantina y aumenta el dramatismo.
  • La posición de la cabeza. Muchas de las figuras llevan una cabeza independiente y se puede pegar en varias posiciones. Variar el punto de mirada aporta tensión a la situación en que se encuentra la figura. Variando ángulos de brazos, cabezas, armas y si es posible, piernas, conseguimos figuras diferentes de un solo  modelo.
  • Figuras al acecho o escondidas. Funcionan igual que las defensivas, pero debemos pensar muy claramente en donde se esconden. Hierbas, muros, arbustos, tienen una relación muy importante con la figura, que luego veremos, y no deben desentonar.
  • La geografía y el clima de la figura. SI, vale, las de invierno con nieve y las del desierto con tierra… pero eso no es todo. Nuestro propio clima nos condiciona al hacer nuestras bases para las figuras. Tenemos la costumbre de poner un poco de tierra  y un manojillo de hierbas secas, y ya está.

Pues no.

Fijaos en este paracaidista de la 101:

¿alguien puede creer que está en la húmeda y verde Normandía? ¿O en la fría Alemania? No, más bien parece que está en los Monegros. El suelo de España tiende a ser rojizo en la zona mediterránea y crema en el resto, pero en centro Europa, y más aún el occidente ruso el suelo es mucho más oscuro. Generalmente está húmedo, lo que le oscurece más, ved este ejemplo de suelo otoñal.

En zonas como Normandía, Alemania, y algunas zonas del este de Europa, los arbustos y hiervas son muy abundantes y todo el año verdes (salvo que nieve)  por lo que tenemos que poner mucho cuidado en que ponemos en nuestras bases.

¿Qué ametralladora os parece que está en Normandía? ¿la primera o la segunda?

Pequeños detalles como algunos tipos de plantas u hojas exóticas, nos colocan enseguida en el ambiente, sobre todo en zonas tropicales o del Pacifico.

Hay que tener especial atención a los paisajes de invierno. Podemos llenar la base de bicarbonato, pero perderemos la posibilidad de hacer una pieza atractiva y potente. Conviene fijarse en cómo la nieve se agolpa junto a las ramas caídas, o cómo el viento deja hielo en los troncos de los arboles etc.

Os dejo unas fotos de como con una base atractiva, podemos conseguir que unas figuras normalitas queden muy bien en cualquier mesa de juego.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies